Muelle gris, mis ojos sobre los labios.

Sí, proyecté tu sombra sobre la mía como esperando algo. Sonó el grito del alba y ¡ja! Sábanas hundidas en el lugar de la sangre, puntadas delicadas. Voy a vestirme de rojo porque me acaricia el fracaso, porque no te dije lo que me digo por dentro y el muelle se pone gris de esperar lo inesperable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: