Por esta vez

Tu palabra gris y las tardes rotas,
comenzando a cantar despacio
que el tiempo no sabe,
que se nos llenan las manos de viento,
que me río otra vez de no hablar

¿Y para qué deshacerse o rehacerse?
me despierto siempre con los labios dulces
porque elegí este sabor de la herida,
aullar mi tropiezo eterno,
al centro dejarte susurros violeta

Sabre perder los dedos
al pasar sobre tu cara,
como doblando una carta
que se guarda en el bolsillo

Sin temor a dejar de ser
no veré más estos cielos,
aunque me quede como siempre,
aunque alguna vez tal vez…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: