La belleza miente

La vi, me sonrío y mostró los dientes como cuchillos. Sangre en los ojos, los labios carcomidos. Me llevo las manos a la cara para sostener mi muerte. Los huesos despuntan como alas que desean escapar. Comeme las costillas por favor, comeme la piel seca que arrastro. Porque la ayuda cosmética no ha llegado a tiempo y me lamí las heridas El antiarrugas no regenera los años. Qué hago. Traté de pintar todo aquello que se me escapa del cuerpo, lo que resbala. No pude quitarme el asco, corriendo entre edificios recubiertos de espejos. Matame, matame porque no pertenesco, no pertenesco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: