Agosto 14

Como viento en esta botellita de nada, susurran su caída mis párpados. Porque huí del aleteo de moscas con las manos enguantadas, ponerlas sobre mi cabeza es cazar mi sangre en un gesto. ¿Me voy a morir de ternura? No, por ahora no. No me dejes morir de ti ahora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: