Espasmos

Me dolió parir estos cabellos frente al mar. Me azoté como una ola. Lo sé, fugarse parece dulce, pero el caramelo rompe las muelas de tanto moverse.

Ahora me purifico en el vómito de mis compulsiones. Ya no me remuerde tener los bolsillos llenos de piedras. Romperé cada cristal de cariños malparidos y las anclas con uñitas pintadas.

Al rededor de la mesa cuelgo estrellas para no perderme mientras trago. Disimulame entonces tus luciérnagas exquisitas y tu bandera.

Bajo la sombra del árbol: reminicencia de años flojos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: