Un respiro

Decirte,
el día y la noche
pasaron como un respiro,
yo me quedé a observar
como perdían los árboles sus hojas

¿Sabes? No sabes nada

Me devolviste
todas las cartas,
las horas en el agua

Debo admitir que me dio pena,
aunque más pena me dieron
tus escupos rosados en mi cara

Ahora, ya sin alma,
me miro las manos
y me tranquiliza saber
que la sangre que las mancha
es mía

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: