Lejanías

Solo esperar a que el reloj de suficientes vueltas
como para marearme,
ya sé que no vendrás,
recojo el pañuelo que flotaba en mares,
mejor será ponerme a tejer lámparas
para este invierno

Sí, que el rostro en el espejo
a veces se espanta,
tan adentro y tan afuera se esconden las cicatrices,
lirismo puro diluído en horas que chocan contra las rocas…

El “ya no vendrás” resuena
como llanto de televisiones sin señal,
le oculto mis clavos a la noche
para que no me cuelgue como a un cuadro

Señorita,
te agito mi mano desde el andén,
los profetas de nuestros mañanas han muerto
y yo también…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: