Abril 24. Situación en sangre

Un golpe retorcido de vidrios, cables, sales de todos los males del mundo. Ayer sonreía plácida recostada en la orilla de un sueño donde no cabían tragedias. Amén por cada tropiezo y desengaño, tomar la mano de la tranquilidad fue como querer contar las perlas del diablo, hacerle un nudo a tu cabello y que las flores no se volasen con las horas.

Aspiro el humo y me río de mis ganas de cortar las alas a los latidos de ese animal en mi pecho, quizás tú ya no me abraces, pero en las bancas de los parques siempre hay sitio para las nadie. Siempre cabe más locura a la locura, al abismo negro, incendio de la razón, me caliento las manos esperando un bombardeo.

Mis anhelos puedo resumírtelos en un cuento con final feliz, porque me cansan las paredes con gritos que sobresalen, mis palabras me hastían, los adjetivos mil y un veces usados, verbos de sangre y muerte, latas de fluido resentido que rayan malos recuerdos.

¿Por qué no decir basta? Lee mis labios y dime: basta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: