Enero 4

Qué, si la linterna de mi vida chorrea a ratos saliva espesa de palabras contenidas, yo no danzo ni en tu drama ni en tu fiesta, me he autoexiliado en mis imaginaciones siniestras, jarro con flores al hombro para no gritar

Quemaría ya el bosque de mis símbolos como en mis peores tiempos, la vista perdida y también la vida. Estrecho mi mano en un pacto con el abismo, cual hermosa suicida mirando en el espejo su joven piel de espectro. Me dan ganas de cantar ¿sabes? Me da risa como todo lo que tengo pierde sentido tan facilmente; las hojas son estrellas que me miran a la cara

No puedo esperar nada, el complejo mecanismo de las relaciones humanas me burla. Y yo… invierno interminable con fiebres de soledad, me empapo un rato en lo que sea como en mis peores años

Secreto a voces, secreto, secreto profundo, puñales

Me desgarran el corazón las convulsiones del no entender nada, de no ser capaz de firmarme estas líneas

Decirlo: no soy capaz de firmarme estas líneas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: