Abril 12, p.m.

Quizás demoramos demasiado en conquistar el paraíso, ahora alzo la bandera del fracaso de mi voz y tú qué más… caminando por tu ruta que se aparta, le doy un golpe a la ventana del adiós.

Y las sonrisas que quedan van por no desarmar mi cabeza tan de golpe, desterrarla para siempre de tu amor y los estúpidos anhelos que aún enciende.

Disparo en la boca y ya está, qué tanto, a quién le importa, si es mi sangre la que da contra las paredes en la calle y ya no me interesa ir a pintarte murales para que venga otro y se lo lleve todo cada vez que vuelva a mi madriguera.

Maldigo, con todo el odio que en mi había desaparecido. Bienvenida otra vez a la oscuridad…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: