Marzo 7

Dame un beso mañana helada, con sabor a los restos de malos inviernos, con los restos de cadáver olvidados, con mi olvido poco eficiente y su cráneo manchado de sangre ajena.

Dame directo en las venas esa pena vivaz que me produce mirarte, ahora por la ventana de mi jaula-hogar, ahora por mis ojos de perra oscura, ahora por todos los ahora que me duelen cuando no hay más que tu tinta-sangre, que mi pulso de música tétrica rechinando entre los muebles, los huesos de mi cama ¡los huesos de mi cama bailan hasta que amanece y ya no queda nada!

Me cubrí la cara para no pensar, yo creí que me iba a ser más fácil olvidar, pero escucho los pasos del demonio subiendo las escaleras, ya no me sirve de nada sentarme con mirada desafiante, eso eran cosas de niña, ahora me escondo bajo las sábanas, me hundo en el colchón. Pero aquí no hay más que ácaros, pequeños horrores, mientras giran la manilla y forcejean con mi puerta atascada

Suficiente para despertarme, suficiente para empujar-correr, buscando en una llamada el fuego que me salve, entre cables la voz de mis pequeñas esperanzas, retorcidas ilusiones a la luz de la lámpara, subiendo los pies para no tocar las cucarachas

Arg… y senti el hastío de siglos como dolores que no me pertenecen. debo haberme agarrado alguna enfermedad en mis noches de escape, de water repletos de vómito con sangre

Tú de mí no digas más nada, ya bastante tuve con el sermón de curas asesinos, amigxs disfrazadxs, se les veía la falda de monja chorreadas con hambre de sexo, con hambre de mal ajeno, buitres saca-ojos de mis ojos alcoholicos

Taza de café temblandome en las manos y aún siento las réplicas de fatales caídas, ciudades enteras destruídas, mis pintadas manchadas, mis palabras caladas hasta el fondo de sus letras, mi moral acabada, como risa de payaso en la vía del tren

Y aquí me quedo… y aquí me quedo… sí… los nuevos sueños en mis manos me piden que reaccione. Dame una cachetada más, el electroshock de los años no ha sido suficiente; desaparecida la virgen suicida llega la muerte…

Ja, una sonrisa vertical para la sociedad, mi espejo-partido-corta-venas reparte lamidas, tu sexo es como una lápida fría y me cago de risa en tus patriarcales razones, pidiendome pistola en mano que baje la guardia, que me tire de cabeza en el mercurio de tu soledad…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: